Remodelando la piscina del futuro

¿Cómo remodelar un proyecto que fue diseñado a finales de los años 70 como futurista?

El estudio francés de arquitectura Urbane Kultur se encargó de esta tarea con la piscina Tournesol (Girasol), en la ciudad de Estrasburgo.
En 1969, el gobierno de Francia impulso un programa llamado ‘1,000 piscinas’ a cargo del arquitecto Bernard Schoeller, el cual diseño el concepto Tournesol, en el cual la estructura que cubre la alberca permite que entre la luz solar, de acuerdo con un comunicado de la firma de productos para interiores y exteriores, Hi-Macs

La piscina y su concepto fue repetida en 183 ciudades francesas entre mediados de los años 70 y principios de los 80.

El gobierno francés, a través de un concurso busco al despacho que restauraría cada una de las albercas. Urbane Kulture fue el proyecto ganador.

La primera restauración fue realizada en el barrio residencial de Lingolsheim, en Estrasburgo.
Se tomaron en cuenta los elementos que ya existían en la obra

Tuvieron que tomar en cuenta

Urbane Kultur tuvo que tomar en cuenta la adaptación de instalaciones para vestidores mixtos, abiertos y espaciosos; la rehabilitación del revestimiento interior y exterior de la cúpula y la mejora térmica del edificio.

La forma de cúpula de la construcción volvió complicadas las obras, ya que no podían ampliar el edificio sin quitarle su aspecto futurista.

Se añadieron mejoras térmicas y mantuvo la apertura de 120° de la estructura. En el interior se desmantelaron los vestuarios existentes y la nueva superficie disponible permitió la instalación de 3 piscinas.

La ampliación que alberga el vestíbulo, los vestuarios, las oficinas y los recintos técnicos es independiente al de la piscina

La planta asemeja a un boomerang que abraza al girasol sin llegar a tocarlo. Los espacios internos están decorados y disponen de transparencias, lo que les da amplia luminosidad dando al nadador la sensación de realizar sus actividades al aire libre.

Los interiores tienen un aspecto muy moderno y con su colorido da la impresión de limpieza y luminosidad, gracias a la piedra acrílica Hi-Macs con tonalidades Alpine White.

La zona es completamente higiénica, su superficie es lisa y no porosa, lo que la hace resistente para un uso intenso, es fácil de limpiar y mantener al impedir el crecimiento de bacterias, hongos y agentes químicos.