Minimalismo mexicano

Este proyecto a cargo del estudio Reyes Ríos + Larraín arquitectos se ubica en Mérida Yucatán. Casa Sisal es una casa para huéspedes, fue construida en el terreno donde anteriormente era un patio de secado de fibra de henequén del siglo XIX.

La edificación es parte del conjunto de la casa de Máquinas de Hacienda San Antonio Sacchich, a 35 kilómetros de Mérida, Yucatán.
La propuesta se sintetiza en un volumen franco, geométrico y sencillo en contraposición a la arquitectura “orgánica y ecléctica”, característica de finales del siglo XIX, que distingue a la antigua “Casa de máquinas” de la hacienda henequenera a cuyo conjunto pertenece esta casa.

El diseño del espacio tiene un volumen que se despliega en dos planos en diferentes escalas; esto permite que el aire circule con facilidad, de esta manera se puede graduar la ventilación para adaptarse al clima de Yucatán.
La casa se desarrolla en área de 200 metros cuadrados; cuenta con 2 dormitorios y 2 baños y una terraza en la azotea.

Dentro de volumen, los dormitorios y los baños se agrupan en cada extremo, separados por el área pública delimitada por largos ventanales que pueden abrirse y propiciar una ventilación cruzada.
Afuera, además del patio, hay una alberca.

La idea fue recrear la tipología de espacios de una típica “casa principal” de una hacienda yucateca, pero con un lenguaje decididamente contemporáneo.
La Casa Sisal se edifica en el terreno de lo que fuera un antiguo patio de secado de fibra de henequén al aire libre, de 45 x 140 metros aproximadamente, delimitado con altos muros de mampostería que datan de finales del siglo XIX.

En la construcción se empleó una mezcla de concreto blanco con la resina de los árboles de chukum. Dicha mezcla es el resultado de más de 15 años de experimentación para encontrar la fórmula más adecuada, similar a la que usaban los antiguos mayas.

 

Fuente: www.noticias.arq.com.mx