Homenaje a Le Corbusier

Esta casa y estudio para el pintor Ozenfant, construida en 1922, es un ejemplo temprano de arquitectura mínima, un prototipo de la casa Domino y una manifestación de algunos de los principios que Le Corbusier debía exponer en sus famosos Cinco puntos.

El pintor Amédée Ozenfant encargó a Le Corbusier el proyecto de un pequeño estudio de soltero a levantar en un terreno de esquina.

Le Corbusier interpreta el programa de acuerdo al emplazamiento y a las proporciones geométricas de la forma.
La resolución de circulaciones e iluminación está llena de acierto, y el diseño final atiende a la resultante diagonal que induce el emplazamiento.

Para Le Corbusier era en muchos sentidos la ocasión para poner de manifiesto, los preceptos del purismo y utilizar los productos modernos nacidos de la máquina y la libertad compositiva.
Implanta la exactitud funcional y la vitalidad estética de la alta tecnología por la utilización de luz cenital a través de la carpintería exterior de tipo industrial.

La casa-estudio tiene una estructura de marcos de concreto armado con losas de piso lisas y columnas rectas, que permite la liberación de paredes interiores y exteriores de su función de soporte de carga, permitiendo extensiones de vidrio.
Estas libertades se hacen evidentes en la disposición de particiones interiores que cambian de piso en piso, en las ventanas continuas que pasan por alto las paredes interiores, y en el estudio acristalado.

La principal exigencia de Ozenfant era la disposición de un estudio de pintura bien iluminado; también necesitaba una galería donde mostrar sus obras a futuros compradores y la zona más privada compuesta por un dormitorio, baño y cocina.
Le Corbusier organiza el alojamiento en tres niveles, reservando para el estudio la planta superior de mejores vistas y luz cenital.

El estudio se dota de grandes huecos exteriores, entre ellos uno alargado y vertical, que además de dar paso a la luz, representa la circulación vertical.

 

 

 

Fuente: www.noticias.arq.com.mx